CROSS COUNTRY

Tu corazón late con fuerza cuando se juntan el rendimiento y la precisión. Para ti la vida es como una buena carrera: exigente, dura y simplemente increíble.

“Rendirse” no entra en tu vocabulario: estás dispuesto a sufrir lo que haga falta para competir contra los otros, y contra ti mismo. Tu gasolina es la obsesión por rendir más y la perfección es tu motor por poneros a punto tanto tu bici y a ti mismo. Entiendes las subidas más duras como lo que son en realidad: la combinación perfecta que dirige a los serpenteantes senderos que te llevarán abajo otra vez. Te mereces una bici en la que se haya cuidado hasta el más mínimo de los detalles, justo como lo harías tú.

Supérate a ti mismo. ¡Bienvenido al Podium!